La directora general de Formación Profesional, Clara Sanz, ha anunciado que el Gobierno en funciones prepara una nueva ley que flexibilice el actual modelo de FP y que ya se está poniendo en marcha como «experiencia piloto». Según ha indicado, el objetivo dela iniciativa es «crear entre 250.000 y 300.000 nuevas plazas en los próximos cuatro años», así como promover una «formación a la carta» para las pymes.


«Si las empresas necesitan una formación concreta que no es la de un título específico sino la de un determinado módulo se puede impartir en la propia empresa», ha explicado Sanz,que ha destacado que el propósito que se busca con este nuevo proyecto es conseguir una «formación acumulable», que sea un valor añadido para las organizaciones que colaboran con los centros educativos, pero también para el estudiante, de forma que tenga una «mochila formativa» que le permita nutrir su currículum con independencia de que cambie de compañía o de que se traslade aotra comunidad autónoma o a un país diferente.

Otra de las novedades que incluiría la modificación de la ordenación de la FP sería la ampliación de la duración de la Formación en Centros de Trabajo (FCT) –actualmente no sobrepasa las 300 horas– en los casos en que fuese necesario. Este módulo profesional se desarrolla en el torno real de la empresa y es de carácter obligatorio en todas las enseñanzas de FP, tanto básica, como de grado medio y de grado superior.