El presidente de la CEOE, AntonioGaramendi, ha pedido que una eventual subida del salario mínimointerprofesional (SMI) para 2020 sea abordada en la mesa de diálogo social, unapetición que la ministra de Trabajo en funciones, Magdalena Valerio, haaceptado, si bien ha añadido que puede no lograrse un acuerdo.

"La mesa de diálogo sociales fundamental", ha dejado claro la ministra, si bien "puede haberacuerdo total, parcial o desacuerdo, que puede ser virulento o razonable, peroen todo caso se tiene que intentar ese acuerdo".

Durante un desayuno organizadopor Nueva Economía Forum, el líder de los empresarios ha recordado a Valerioque elevar el SMI es "competencia del Gobierno", pero que "legustaría que salga de la mesa tripartita".

El programa electoral socialistarecoge la intención de incrementar el SMI hasta 1.200 euros antes de quetermine la Legislatura, si bien los empresarios prefieren que en ese tema puedaser pactado entre patronal y sindicatos.

El presidente de la patronal delas pymes Cepyme, Gerardo Cuerva, ha recordado que el acuerdo de negociacióncolectiva que suscribieron los agentes sociales recogía una subida del salariomínimo en convenio de 1.000 euros antes de que termine 2020.

"Creo que -la subida de lossalarios- es mejor que se quede en la negociación colectiva", porque espreferible "trabajar dentro del pacto y el acuerdo que tomar decisionesunilateralmente", ha señalado Cuerva.

Durante su intervención, el líderde los pequeños y medianos empresarios ha pedido al próximo Gobierno quereduzca la presión fiscal de las empresas e incida en las reformas laborales.

"España no puede asumircontrarreformas laborales", ha dicho Cuerva, quien ha pedido profundizaren las ya llevadas a cabo para "renovar el equilibrio entre flexibilidad yseguridad, reducir los costes de contratación y permitir ajustar los costeslaborales".

Las empresas, por su parte,tienen pendiente el reto de la transformación digital, la internacionalizacióny la sostenibilidad, ha indicado.

Para Cuerva, las pymes tienen hoypeores perspectivas de creación de empleo debido a la "incertidumbre,cortoplacismo y la parálisis política".

En concreto, ha ligado laincertidumbre a la ausencia de Gobierno y al desconocimiento de las políticas adesarrollar, que "tienen un efecto pernicioso sobre las decisiones de losempresarios", algo que se agrava teniendo en cuenta otros factoresexternos como las tensiones comerciales, el "brexit" o el precio delpetróleo.

Cuerva ha pedido también que sedeje de aplicar "el tacticismo frente a la estrategia, el mañana frente ala próxima década", porque "las empresas toman las decisionespensando en el largo plazo".

Asimismo ha criticado laparálisis política vivida en los últimos años, que ha dejado al país conreformas por hacer, como la de impuestos, pensiones, consolidación fiscal,moderación del gasto público, el marco laboral o el sistema educativo.

"España puede sersorprendida por nueva crisis sin haber hecho los deberes de la crisisanterior", ha dejado claro Cuerva.