La economía española creció un 2%en 2019, cuatro décimas menos que en 2018 y su menor alza desde el ejercicio2014, tras avanzar en el último trimestre del año pasado un 0,5%, una décimapor encima de lo que progresó en los dos trimestres anteriores, según el avancede datos de la Contabilidad Nacional Trimestral publicado por el InstitutoNacional de Estadística (INE) y recogido por El Economista en una información.

Esta tasa del 2% coincide con lasestimaciones del Banco de España y del FMI, pero no con las previsionesoficiales del Gobierno, que apuntaban a un crecimiento del 2,1% en el conjuntode 2019. En todo caso, se superan las proyecciones que apuntaban a uncrecimiento del 1,9%, como las que hizo la Comisión Europea y algunos serviciosde estudios. Los datos son aún provisionales y se conocerán a nivel desagregadoel próximo 31 de marzo.

Con el crecimiento del 2% logradoen 2019, la economía española suma seis años de avances, aunque el del añopasado haya sido el menor desde 2014, cuando el PIB creció un 1,4%. El máximode este periodo de seis años se alcanzó en 2015, con un crecimiento del 3,8%.

Según el INE, el crecimiento del2% logrado en el conjunto del año pasado se debe a una aportación de la demandanacional de 1,5 puntos, frente a los 2,6 puntos de 2018, en tanto que lademanda externa contribuyó con cuatro décimas al avance del PIB, después derestar algunas décimas en 2018.

El consumo de los hogares subiópor sexto año consecutivo al incrementarse un 1,1% en 2019, siete décimas menosque en 2018 y su tasa más baja desde 2013. Por contra, el gasto públicoregistró un crecimiento anual del 2,2%, tres décimas más que en 2018 y su mayoralza en diez años, previsiblemente por las convocatorias electorales celebradasen 2019.

La inversión, por su lado,desaceleró 3,4 puntos su avance anual, hasta el 1,9%, registrando así sucrecimiento más moderado desde 2013. Con todo, el valor del PIB a precioscorrientes alcanzó un nuevo máximo en 2019 y se situó en 1.244.757 millones deeuros, un 3,5% superior al de 2018.

Fuentes del Ministerio deEconomía y Transformación Digital han destacado la aceleración del PIB trimestralhasta el 0,5% en el último cuarto de 2019 y el "sólido" crecimientode la economía española, que sigue mostrando avances superiores a la mediaeuropea.

Por su parte, el crecimiento del0,5% registrado en el cuarto trimestre de 2019 se ha acelerado una décimarespecto a los experimentados en los dos trimestres anteriores. Con este avancetrimestral del PIB se acumulan ya 25 trimestres consecutivos de alzas.

Por su parte, la tasa interanualdel PIB se situó en el 1,8% en el cuarto trimestre de 2019, una décima pordebajo de la del tercer trimestre y su avance más moderado en cinco años. Entodo caso, con el dato del último trimestre de 2019, se acumulan ya 24trimestres consecutivos de tasas interanuales positivas.

El crecimiento del 0,5% en elúltimo cuarto de 2019 se ha producido tras mantener el gasto público uncrecimiento del 0,6% en el trimestre, el mismo que en el trimestre anterior,mientras que el consumo de los hogares se desaceleró ocho décimas, hastaestancarse (0,0%). Por su parte, el gasto en consumo de las instituciones sinfines de lucro y al servicio de los hogares retrocedió un 0,7%, frente alavance del 1,6% del tercer trimestre.

La inversión, por su lado, entróen tasas negativas en el cuarto trimestre del año pasado al anotarse unretroceso del 3,2%, en contraste con el crecimiento del 1,7% experimentado enel trimestre anterior. La inversión no registraba una tasa trimestral tannegativa desde el primer trimestre de 2011.

Por el contrario, lasexportaciones aceleraron 1,5 puntos su crecimiento entre octubre y diciembre,hasta el 1,5%. En cambio, las importaciones retrocedieron en el trimestre un1,2%, mostrando su primera tasa negativa tras tres trimestres consecutivos de avances.

Por su parte, la tasa interanualdel PIB se desaceleró en el cuarto trimestre del año pasado hasta el 1,8%debido a que la demanda nacional perdió fuelle. En concreto, su contribución alPIB fue de 1,2 puntos, seis décimas menos que en el trimestre anterior. Encambio, la demanda externa contribuyó con 0,6 puntos al crecimiento, cincodécimas más que en el trimestre anterior.

En términos interanuales, elgasto en consumo desaceleró dos décimas su crecimiento, hasta el 1,4%, con unavance del gasto en consumo de los hogares del 1,2% (dos décimas menos que enel trimestre anterior) y un aumento del gasto público del 2,2% (sin cambiosrespecto al trimestre anterior). En el caso de las instituciones sin fines delucro, su gasto en consumo moderó su crecimiento siete décimas, hasta el 2%.

La inversión (formación bruta decapital fijo), por su parte, echó el freno en el cuarto trimestre de 2019 alregistrar un retroceso interanual del 0,3%, su primera tasa negativa en seisaños.

En cambio, las exportacionesaceleraron el ritmo y mostraron un avance interanual del 3,7%, siete décimaspor encima del crecimiento que registraron en el tercer trimestre. Lasimportaciones, por contra, moderaron su ritmo de crecimiento interanual unpunto de un trimestre a otro, hasta el 2,1%.

Desde la óptica de la oferta, laindustria y los servicios presentaron en el cuarto trimestre de 2019 un mejorcomportamiento interanual que en el trimestre anterior. Así, el valor añadidobruto de la industria creció un 1,6%, cuatro décimas más, mientras que losservicios aceleraron tres décimas su tasa interanual, hasta el 2,5%.

Por contra, la construcción y laagricultura entraron en tasas negativas en la recta final del año, conretrocesos interanuales de su valor añadido del 0,7% y del 6%, respectivamente.

El empleo, medido en términos depuestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, aceleró ocho décimas sucrecimiento trimestral, hasta el 0,9%, mientras que amplió dos décimas, hastael 2%, su avance interanual, lo que supone la creación en un año de 358.000puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo.

En el cuarto trimestre de 2019,sólo la ocupación en los servicios aceleró su ritmo de crecimiento interanual,desde el 1,9% al 2,4%. En la industria y la construcción se registraroncrecimientos del empleo del 1,9% y del 0,9%, siete décimas y 1,3 puntos que enel trimestre anterior, respectivamente. Por el contrario, la agriculturadestruyó puestos de trabajo, a un ritmo del 4,5%.

El empleo asalariado, por suparte, creció un 2,5% interanual en el cuarto trimestre, dos décimas más que enel trimestre anterior. La productividad por puesto de trabajo equivalente atiempo completo se situó en el -0,1% y la productividad por hora efectivamentetrabajada registró un avance del 0,4%.

En este contexto, la remuneraciónde los asalariados pasó de crecer un 4,5% a aumentar un 4,7%. Este crecimientoes consecuencia del mayor número de asalariados y de la moderación en una décimadel avance de la remuneración media por asalariado (del 2,2% al 2,1%). Así, elcrecimiento del coste laboral por unidad de producto (CLU) se situó en el 2,2%,cinco décimas más que la variación experimentada por el deflactor implícito dela economía (1,7%).