inaem_logo

El plan aragonés para parados de larga duración consigue la inserción de 2.300 desempleados.

El Programa de Parados de Larga Duración, desarrollado por el Instituto Aragonés de Empleo (Inaem) en colaboración con los agentes sociales, ha permitido orientar y formar a 5.760 desempleados  y ha logrado la inserción de 2.358 parados. Así lo explicó  la consejera de Economía, Industria y Empleo del Gobierno de Aragón, Marta Gastón, tras la reunión que mantuvo con los máximos responsables en Aragón de CEOE, Cepyme, UGT y CC. OO. para analizar el funcionamiento de este plan.

El programa ha contribuido a paliar la elevada cifra de parados de larga duración en la Comunidad. Este grupo, compuesto por las personas que acumulan más de un año ininterrumpido en las listas del paro, es uno de los definidos como prioritarios en las políticas activas de empleo del Ejecutivo autonómico. Desde el inicio de la legislatura, el número de desempleados de este tipo ha descendido un 39,8%, al pasar de 37.627 en julio de 2015 a 22.649 en enero de 2019. La disminución total del paro en Aragón en ese periodo ha sido del 24,8%.

El convenio firmado en 2016 con los cuatro agentes sociales para atender a este colectivo establecía un objetivo mínimo de inserción del 25%. Unas expectativas que han logrado superarse. “Es un buen aliciente para seguir trabajando en este ámbito y buscar nuevas fórmulas para continuar”, indicó Gastón. El número de parados de larga duración atendidos en las oficinas de empleo durante el periodo de vigencia del convenio ha ascendido a 6.312, de los cuales 4.831 corresponden a la provincia de Zaragoza, 814 a la de Huesca y 667 a la de Teruel.

“Teníamos claro que, siendo el colectivo que presentaba mayores dificultades de inserción, requería una atención individualizada”, subrayó la consejera, quien también remarcó la importancia de la colaboración con los agentes sociales “por su experiencia y conocimiento del mercado laboral, y para llegar a todo el territorio”. 

El Programa de Parados de Larga Duración ha ofrecido orientación profesional individual y grupal, además de formación para el empleo tanto en habilidades sociales –relacionadas con aspectos como la gestión de equipos o personal y la iniciativa–, como en competencias profesionales para mejorar la capacitación según los perfiles de los participantes.

El 59,65% de los integrantes de este plan para parados de larga duración han sido mujeres. Por tramos de edad, el grupo de 25 a 45 años ha acaparado el 57,79% de las plazas; el de mayores de 45 años, el 40,67%, y los jóvenes menores de 25 años, el 1,54%. Por nivel formativo, el grupo de desempleados sin formación especializada –incluyendo a los de Bachillerato– han recibido el 62,12% de los itinerarios, y aquellos con formación especializada –Formación Profesional y universitaria–, el resto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *