paro

El Gobierno equipara el acceso de los trabajadores a tiempo parcial al cobro del paro.

El Consejo de Ministros de este 27 de julio, ha aprobado el Real Decreto por el que equipara, a la hora de acceder a la prestación por desempleo, el derecho de los trabajadores a tiempo parcial verticales (los que concentran sus horas de trabajo en menos días) con el de los trabajadores a tiempo parcial horizontales (los que realizan su actividad cinco días a la semana).

Este Real Decreto adapta la normativa española a la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en relación con la prestación contributiva por desempleo a tiempo parcial vertical.

Según esta nueva normativa, cuando las cotizaciones acreditadas correspondan a trabajos a tiempo parcial, se computará el periodo durante el que el trabajador haya permanecido en alta, con independencia de que se hayan trabajado todos los días laborables o sólo parte de los mismos, y cualquiera que haya sido la duración de la jornada.

El Ministerio de Trabajo ha destacado que con este cambio normativo se favorece el acceso a la prestación por desempleo o al subsidio al facilitar la acreditación del periodo mínimo de cotización exigible para obtener el derecho.

Esta reivindicación ha sido defendida en numerosas ocasiones por los sindicatos españoles y viene a eliminar una injusticia laboral manifiesta.

Se incrementa asimismo la duración de la prestación contributiva por desempleo al tener en cuenta como cotizados los días en los que no ha habido prestación de servicios dentro de la vigencia del contrato de trabajo.

Alrededor de 208.000 beneficiarios perciben cada mes la prestación contributiva a tiempo parcial y, de ellos, 35.000 tienen jornada a tiempo parcial vertical.

La contratación a tiempo parcial, y en particular la vertical, penaliza mayoritariamente a las mujeres, que son quienes más se acogen a este tipo de contratación, por lo que se produce una discriminación sexista

En general, cuando pensamos en el trabajo a tiempo parcial tenemos en mente el que se realiza durante una jornada inferior a la completa todos los días de la semana (trabajo a tiempo parcial horizontal). Es el caso, por ejemplo, de una cajera de un supermercado que trabaja de lunes a viernes, cuatro horas al día.

Pero también es trabajo a tiempo parcial aquel en que el trabajo se realiza a tiempo completo o no pero concentrado en determinados días laborables de la semana, del mes o del año, cotizando por meses enteros (trabajo a tiempo parcial vertical). Es el caso, por ejemplo, de otra cajera del mismo supermercado que trabaja viernes y sábado ocho horas al día y domingos cuatro horas. Cambia el número de días trabajados, pero las horas totales de trabajo y el sueldo en un periodo pueden ser los mismos.

La contratación a tiempo parcial, y en particular la vertical, penaliza mayoritariamente a las mujeres, que son quienes más se acogen a este tipo de contratación, por lo que se produce una discriminación sexista.

Esa diferenciación entre ambos tipos de trabajo a tiempo parcial ha generado dos consecuencias injustas, corregidas por los tribunales en algunas ocasiones y que vamos a analizar: la duración de la prestación por desempleo y cómputo de la indemnización por despido.

A tenor de nuestra normativa, para calcular la duración de la prestación por desempleo sólo se tienen en cuenta los días efectivamente trabajados y, por tanto, cotizados (art. 3.4 RD 625/1985: día trabajado es día cotizado).

Lo que afecta a los trabajadores a tiempo parcial vertical, que trabajan menos días a la semana o al mes aunque coticen por la misma cantidad y, en consecuencia, la perciben durante menos tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *