1bdae48caf02bb15f52d1561ac037aa8_1518098120-b

El desempleo de larga duración cae un 20%, el descenso más pronunciado desde 2005.

Los desempleados de larga duración, aquellos que llevan más de dos años en situación de desempleo, han registrado en el segundo trimestre del año el descenso más pronunciado desde 2005, con una caída del 20% respecto al mismo periodo de 2017, según un análisis realizado por la empresa de recursos humanos Randstad.

En concreto, durante el segundo trimestre de 2018, la cifra de este colectivo de profesionales se situó en 1.274.600 personas. Esta cifra muestra el mayor descenso interanual en el sector desde 2005, cuando se registró un descenso del 33%, si bien hay que tener en cuenta que el volumen total de desempleados de más de dos años en aquel momento era de 300.000 profesionales.

Cuando se analiza la última década, Randstad detecta que durante el segundo trimestre de 2008 se registró la cifra más baja de desempleados de larga duración, con 254.500. Desde ese ejercicio, esta cifra aumentó durante seis años consecutivos. Durante los primeros años, los incrementos fueron superiores al 60%, pero desde 2011 se moderó hasta el 12,6% registrado en 2014, cuando alcanzó su cifra más elevada (2.384.200 desempleados). Desde entonces, el número de parados de larga duración ha descendido durante cuatro ejercicios seguidos.

Respecto a aquellos profesionales que llevan en situación de desempleo más de 24 meses, durante el segundo trimestre de 2018 el estudio de Randstad revela que la tasa de este colectivo respecto al total de parados ha registrado su cifra más baja de los últimos cinco ejercicios. En concreto, esta tasa se sitúa en el 36,5%, 4,2 puntos porcentuales menos que la cifra registrada en 2017, aunque supone un aumento de casi 26 puntos porcentuales respecto a 2008.

Por tramos de edad, Randstad ha detectado “grandes diferencias” entre grupos. Los desempleados mayores de 45 años son quienes registran una tasa mayor, ya que la mitad de parados mayores de 45 se encuentra en esta situación desde hace más de dos años. Le siguen los profesionales que se encuentran entre los 25 y los 45 años (31,9%) y, por último, los menores de 25 años (14,1%).

Si se compara con la cifra registra en 2008, el análisis de Randstad pone de manifiesto que los profesionales de mayor edad, aquellos con más de 45 años, son los que han registrado mayor incremento, aumentado 30 puntos porcentuales. A continuación, se encuentran aquellos de entre 25 y 45 años, con una diferencia de 22 puntos porcentuales, y, ocupando la última posición, los menores de 25 años, con una subida de 10 puntos porcentuales.

El director de Relaciones Institucionales de Randstad, Luis Pérez, ha destacado que a pesar de producirse un descenso del 20% en el número de parados de larga duración en el último año, sigue habiendo más de 1,2 millones de personas en España en esta situación. Por ello, Pérez ha instado a todos los agentes implicados en el mercado laboral a aunar esfuerzos para reducir esa cifra, que considera “excesivamente elevada”.

Asimismo, Pérez ha señalado que la empleabilidad de los profesionales está directamente relacionada con su formación académica y que la reincorporación al mercado laboral de los mismos pasa por incrementar sus habilidades a través de cursos o diversos programas de aprendizaje. En este sentido, ha declarado que es “clave” formar a los profesionales en aquellas competencias que demanden las empresas para reducir las cifras de desempleo.

Navarra es la única comunidad autónoma donde ha aumentado el número de parados de larga duración, mostrando una subida del 16,5% en el último año. A nivel nacional, se ha producido un descenso del 20% y las variaciones regionales más pronunciadas se han registrado en Cataluña, con una caída del 32,5%; Cantabria, del 30,7%; Extremadura, del 28,3%; y Murcia, del 28,1%.

En términos absolutos, Andalucía es la comunidad autónoma con mayor volumen de desempleados de larga duración, con 357.700 profesionales en esta situación. A continuación, ocupando la segunda y tercera posición, se encuentran Madrid (158.200 profesionales) y Comunidad Valenciana (140.400 profesionales). En total, estas tres regiones acumulan el 51,5% del total.

Randstad también ha analizado el peso de este colectivo de parados respecto del total de desempleados en función de la comunidad autónoma en la que el profesional desarrolle su actividad profesional. En este ámbito, Canarias ha presentado un porcentaje del 43,5%, Andalucía del 39,3% y Asturias del 39%, siendo las regiones con mayor peso, todas ellas en torno al 40%, una tasa que a nivel nacional se sitúa en el 36,5%. En el lado opuesto, por debajo de la media nacional, se encuentran Castilla y León (36,3%), País Vasco (36,1%), Castilla-La Mancha (35,4%), Aragón (34,6%), Cantabria (33,8%) y Murcia (30,7%).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *